viernes, 21 de enero de 2011

Capítulo 2 (Parte 2)

Aquel rayo dorado cayó en unas grandes llanuras verdes. Mark despertó, estaba ya bastante harto de todo aquello, la verdad es que estaba bastante cabreado. Miró a su alrededor, allí solo podía ver una gran extensión de un prado y a lo lejos un bosque.
-¿Dónde estoy ahora? Demonios…..-Pensó-Tendré que explorar si quiero volver a Etalia, a que me expliquen de qué va todo esto.
Mark decidió adentrarse en el bosque, aquellos árboles parecían ser bastante viejos.
-Ahhh, donde estoy, Byron, Dean, Lucy, Jennefer ya está bien, acabad con esta bromita-gritó.
Mark se quedo inmóvil esperando alguna señal……..pero nada. Decidió seguir su travesía, estaba bastante cansado y tenía una sed horrible.
Al cabo de un largo rato caminando, se encontró con un pequeño lago cristalino, rodeado de altos árboles, árboles que Mark nunca había visto. Se pensó si beber de aquella agua, tras pensárselo decidió beber.
Mark se puso de rodillas y cuando tuvo la intención de agacharse a beber, cuando del fondo del lago surgió una luz blanca.
-¡¿Mas luces blancas?! Oh Dios…… ¿ahora qué?-Dijo-¿Otro desmayo?
Mark se quedó mirando la extraña luz, pero no sucedía nada……ni desmayos, ni teleportaciones, ni nada, allí seguía, brillando. La extraña luz parecía proceder del fondo del lago, a Mark le dio el impulso de zambullirse en el lago para buscar el origen de aquella luz, no sabía qué hacer…. Al final decidió adentrarse en aquellas aguas, se quito la camiseta, sus zapatos y los pantalones y se metió al agua, al meterse sintió un extraño calor en su pecho. Mark buceó siguiendo la luz, menos mal que se le daba bien bucear, Mark se acercaba cada vez más a la luz, por fin llego al fondo, la luz salía de un extraño colgante que había entre dos rocas, a Mark no le dio tiempo a mirar cómo era aquel objeto, tan solo quería salir, se estaba quedando sin aire, así que lo agarró y subió rápidamente a la superficie. Mark estaba medio asfixiado, salió del lago y se quedó mirando aquel extraño colgante, era una especie de medallón dorado con forma poligonal, y en el centro un signo……, pero este signo a Mark le resultaba familiar y tanto era lo que en la Tierra representaba al horóscopo de Aries. Mark se extraño mucho, ya que todos los signos que había visto en su “aventura” no los había visto nunca.
-Me lo llevaré-Pensó-Si vuelvo a ver a Dean le preguntaré sobre tal.
Mark se volvió a vestir, se colgó el colgante al cuello y decidió seguir caminando, a algún sitio tendría que ir a parar….
El cielo de Etalia estaba comenzando a oscurecerse, Mark se quedo mirando el atardecer, pensó que ya llevaba cerca de un día en Etalia y pensó en sus padres
-¿Estarán preocupados por mi allí?-Dijo-Bah, seguro que ni se acordaran de mi ya….
Mark decidió acampar, estaba ya cansado de caminar.
Seguro que hasta el consejo se ha olvidado de mi……-Dijo.
Mark se recostó sobre un árbol, agarró el colgante que encontró en el lago con fuerza y cerró los ojos decidiendo dormir.
Mark se despertó, parecía que no había dormido nada, pero estaba ya amaneciendo.
-¿Cuánto más tendré que estar por aquí?-refunfuñó.
Pero no hubo respuesta….
Después de andar durante un tiempo, aquel bosque parecía no acabar nunca, Mark oyó un ruido, seguido de unos gritos.
-¡Ven aquí bicho, no vas a salir vivo!-Se oía.
Mark fue corriendo de donde venían los gritos, cuando llegó al lugar vio un extraño animal que corría perseguido por un tipo con unas alas negras
-¿Un eteliano?-Pensó Mark-No, es imposible….además aquella gente parecía pacifica, en cambio este….
-¡Maldito bicho, deja de correr de una vez ya!-Seguía diciendo aquel tipo.
-Debo hacer algo, no me parece buen tipo este, además…… ¿Qué le ha podido hacer eso?-Pensó Mark.
Mark no sabía qué hacer contra aquel tío, estaba bastante musculado y tenia pintas de ser fuerte. Buscó algo como para poder dejarlo aturdido, no tenía mucho tiempo, encontró una rama caída y decidió actuar rápido, se abalanzó contra el tipo de alas negras, no le dio tiempo a reaccionar, cuando Mark ya le había golpeado en toda la cara con la rama, el tipo salió despedido hacia atrás, para asegurarse de que no despertase Mark le golpeó en el estómago.
El ser al que perseguía ese hombre fue hacia Mark, tenía un pelaje plateado, unos ojos grises, que parecían poder atravesar los cuerpos y un pequeño hocico con una pequeña nariz negra, también tenía una herida en el costado, caminaba a cuatro patas, en una de ellas tenía una marca en forma de rayo de un color grisáceo.
-Mira esto, seguro que te lo ha hecho ese ¿no?-Habló Mark.
El animal se abalanzó sobre Mark y lo tiro al suelo y se puso a lamerle la cara.
Mark estaba empezando a encariñarse con él, cuando el mismo rayo dorado que Byron creó cayó sobre él.
-¿Qué?-Dijo Mark.
Justo antes de que Mark desapareciese en el rayo, el animal se metió dentro también….

5 comentarios:

  1. MMMM me gusta el nuevo final :) sube prontooo!!

    ResponderEliminar
  2. ;D dios pobre mark , mas rayos de luz T_T tengo ganas del siguiente cap ;D

    ResponderEliminar
  3. Ignorando algún fallito ortográfico, la historia la estás continuando muy bien. Acabas de leer un capítulo y ya quieres leer el siguiente :)
    Sigue así^^
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Uoohh!! Seguro que se convierte en su fiel compañero ! :)
    Ya no estará solo ;P

    jaja, muy bien, me gusta, a ver si te pasas también por mi blog, besos, y espero el siguiente capítulo con impaciencia!

    ResponderEliminar
  5. No tengo muchas oportunidades de leer los bloces de todos pero esta historia me esta resultando interesante. Continua así.

    ResponderEliminar